Una criptomoneda es una moneda virtual que sirve para intercambiar bienes y servicios a través de un sistema de transacciones electrónicas sin la necesidad de un intermediario

Al comparar una criptomoneda con el dinero fiduciario la diferencia más notable es la forma en que ningún grupo o particular puede acelerar la producción de dinero y usar éste ilegal o abusivamente de manera significativa, ya que sólo se genera una cierta cantidad de unidades colectivamente, a una velocidad que está limitada por un valor definido con anterioridad y conocido públicamente.

Han aparecido ya docenas de criptomonedas con diferentes especificaciones, pero la mayoría de ellas son similares o derivadas de la primera que ha sido totalmente implementada; el Bitcoin. En los sistemas de criptomonedas se garantiza la seguridad, integridad y equilibrio de sus estados de cuentas por medio de un entramado de agentes que se verifican mutuamente llamados “miners”, que son, en su mayoría, público en general y protegen activamente la red al mantener una alta tasa de procesamiento de algoritmos, con la finalidad de tener la oportunidad de recibir una pequeña propina, que se reparte de manera aleatoria.

1- La primera criptomoneda fue Bitcoin, el cual fue creado en 2009 por el desarrollador de pseudónimo Satoshi Nakamoto, y usa el conjunto de funciones criptográficas SHA-2 (exactamente el SHA-256) como su esquema POW (proof-of-work).

2- Posteriormente, han aparecido otras criptomonedas, como Namecoin (un intento de descentralizar el sistema de nombres de dominio DNS, lo que haría muy difícil la censura de internet).

3- Litecoin (el cual utiliza scrypt como esquema POW (proof-of-work), así como también, para tener una confirmación de transacción más rápida).

4- Peercoin (el cual utiliza un esquema híbrido POW/POS [proof-of-work/proof-of-stake], además tiene una tasa de inflación del alrededor de 1%).

5- Freicoin (el cuál implementó el concepto de Silvio Gesell agregando demurrage [una especie de costo por tener el dinero]).

Al igual que el mercado Forex, el mercado de los CFDs es extrabursátil, donde las transacciones se realizan de una forma electrónica, tanto en compra, como en venta. Sin embargo, ofrece mas variedad de instrumentos a negociar, lo que les abre las puertas a los inversores minoristas, que antes no podían participar en las negociaciones bursátiles con los valores e índices.

Pero acá esta también la diferencia clave del mercado de los CFDs comparado con la bolsa tradicional: un contrato CFD no da el derecho de propiedad física del activo subyacente del contrato. Es simplemente una transacción especulativa, con el fin de obtener las ganancias del diferencial de los precios. Además de eso, los contratos por diferencia están exentos de todos los impuestos y cargos (a excepción de las comisiones del bróker) que normalmente se cobran a la hora de realizar las transacciones bursátiles.

Hay que subrayar, que las transacciones con los CFDs siempre se realizan con un apalancamiento financiero, normalmente con un 10-20% del volumen total de la transacción. Por un lado, esto ofrece un mayor beneficio, pero aumenta también el riesgo de perdidas sustanciales en caso de movimientos adversos en el mercado.

Sin embargo, muchos inversores le ven mas ventajas a los CFDs, que a la bolsa tradicional:
• No hay necesidad de pagar aranceles e impuestos
• Posibilidad de cerrar la posición en cualquier momento sin penalidades
• Mayor grado de beneficio en un periodo de tiempo mas corto
• Mas variedad de instrumentos disponibles en el mismo tipo de mercado

Trading con los CFDs puede convertirse en una excelente alternativa de diversificación del portafolio de inversiones y hoy en día esta al alcance de todos los inversores.

Como operar

La técnica de realización de una transacción con los CFDs es muy parecida a la técnica del mercado FX.

Imaginemos que, tras un analisis del mercado, decidimos que el precio del activo AAA va a subir. El precio actual del activo es de 100 USD, y un contrato del activo AAA trae 10 acciones. Decidimos invertir 1.000USD, y compramos 100 acciones del activo AAA, o diez contratos CFD, al precio actual del mercado.

El pronóstico se cumple y el precio del activo sube de 100 USD a 110 USD. Ejecutamos la orden de venta al precio actual del mercado. El beneficio en este caso sería de unos 100 USD.

En el ejemplo mencionado no aplicamos las “comisiones”, que cobra el bróker por la realización de la operación. Estas normalmente consisten en un spread, que ya esta integrado dentro de los precios reflejados en la plataforma de negociación y se aplica a las cotizaciones de apertura de cada operación.
Haga click aquí para consultar nuestra tabla de spreads.
Si desea recibir mas información sobre el mercado de los CFDs, favor contáctese con nuestros especialistas.